Por qué usar esteroides

Las hormonas de las glándulas endocrinas y sus derivados se utilizan ampliamente no sólo para la terapia de sustitución en las enfermedades endocrinas, sino también en la clínica de enfermedades internas y de otro tipo. Por ejemplo, los glucocorticoides se utilizan ampliamente en la práctica clínica como agentes antiinflamatorios y antialérgicos. Hay que tener en cuenta que las dosis utilizadas para este fin son mucho más elevadas que las utilizadas para la terapia de sustitución.

Actualmente, los fármacos glucocorticoides se utilizan en la artritis reumática, las enfermedades colágenas (lupus eritematoso, periarteritis nodular, dermatomiositis), el asma bronquial, la tuberculosis pulmonar, Colitis ulcerosa, enfermedades de la piel, enfermedades de la sangre (anemia hemolítica, trombocitopenia, leucemia), enfermedades oculares (blefaritis, conjuntivitis, coriorretinitis), exoftalmia maligna, insuficiencia suprarrenal aguda.

Hay que tener en cuenta que el uso prolongado de altas dosis de glucocorticoides provoca atrofia suprarrenal, signos clínicos del síndrome de Cushing (osteoporosis, diabetes esteroidea, miodistrofia), reducción de la resistencia a las infecciones, aparición de úlceras pépticas, cataratas, etc.

Junto con los glucocorticoides, los derivados de la testosterona -esteroides anabólicos que estimulan la síntesis de proteínas en el organismo- son muy utilizados. Algunos de ellos son la metandrostenolona (nerobol, dianabol), el nerobolol, el retabolol, la estromba, la oxandrolona, etc.

Los esteroides anabolizantes se utilizan en el tratamiento de enfermedades acompañadas de una síntesis proteica alterada, como el agotamiento general, la anorexia nerviosa, las afecciones tras la resección gástrica, las infecciones crónicas, la cicatrización lenta de las heridas postoperatorias, el cáncer de mama, la osteoporosis, la distrofia muscular progresiva, la atrofia muscular de diversas hepáticas, las enfermedades renales, la hepatitis crónica y la cirrosis, el retraso del crecimiento en la infancia, etc.

El uso de esteroides anabólicos también está indicado para prevenir las complicaciones causadas por el uso prolongado de altas dosis de glucocorticoides. El cáncer de próstata y el embarazo son contraindicaciones absolutas para su uso. En los pacientes con enfermedad hepática, deben utilizarse esteroides anabólicos administrados por vía parenteral.

Como se desprende de lo anterior, las hormonas de las glándulas endocrinas y sus derivados también han encontrado aplicación en el tratamiento de muchas enfermedades no endocrinas, lo que refleja la estrecha relación entre los mecanismos patogénicos que intervienen en la aparición de enfermedades no endocrinas y la función de las glándulas endocrinas. Sin duda, en el futuro los preparados hormonales endocrinos serán más utilizados en la terapia compleja de las enfermedades no endocrinas, ya que cualquier enfermedad del organismo se refleja en tal o cual medida en el estado funcional de las glándulas endocrinas.

Uno de los problemas nacionales de la endocrinología es el estudio de la epidemiología y la prevención de la diabetes mellitus. Este problema sólo puede resolverse con éxito mediante un estrecho contacto entre endocrinólogos y médicos de distintas especialidades, ya que las manifestaciones iniciales de la diabetes mellitus son tan polifacéticas que pueden imitar a muchas enfermedades. Esto lleva a la necesidad de que los clínicos no endocrinos estudien las manifestaciones clínicas iniciales de la diabetes mellitus.

Muchas cuestiones de la genética de las enfermedades endocrinas son objeto de intensa investigación por parte de científicos de todo el mundo. En particular, los problemas de las vías de herencia de la diabetes mellitus siguen sin resolverse.

Una rama comparativamente nueva de la endocrinología es el estudio de la clínica y la patogénesis del desarrollo sexual anormal, los factores que contribuyen a las anomalías cromosómicas.

El tema del 1er Simposio de citogenetistas de toda la Unión celebrado en Tiflis fue la relación entre el cariotipo y el fenotipo. Las enfermedades causadas por cambios patológicos en los cromosomas sexuales son estudiadas por endocrinólogos en estrecha colaboración con genetistas y médicos de otras especialidades.

La endocrinología se enfrenta a muchas otras tareas importantes, cuya solución contribuirá en gran medida a mejorar el diagnóstico, la prevención y la terapia de las enfermedades de las glándulas endocrinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.